645165687 carmen@seacoach.es
Talent & Development Strategy: 10 propuestas esenciales para crear tu plan de desarrollo

Talent & Development Strategy: 10 propuestas esenciales para crear tu plan de desarrollo

La posición de Talent & Development Manager en las organizaciones resulta clave para el desarrollo de los equipos y para garantizar su plan de carrera dentro de la empresa. Desde mi punto de vista, este rol debería ser uno de los pilares básicos en cualquier estrategia empresarial y tiene una doble función: hacer crecer a las personas dentro de la empresa y atraer al talento externo con su estrategia. Esta figura debe estar en el negocio, es decir, debe trabajar con los responsables de área para entender cuáles son sus necesidades presentes y futuras con el objetivo de crear el mejor plan de carrera posible. Para elaborar este plan he creado 10 propuestas esenciales que no pueden faltar en la estrategia de desarrollo de una gran empresa:

1. Innova con nuevas metodologías de aprendizaje como la gamificación, el game-based learning y la simulación. Tanto si trabajas o no para una tecnológica este tipo de metodologías te hará diferenciarte. Fomenta la participación entre tus empleados y consigue que el equipo se involucre al máximo. Para ello, podrías utilizar estas tres herramientas o programas: 1.Kahoot, se trata de una herramienta interactiva donde los asistentes participan a través de su móvil para dar respuesta a las preguntas planteadas. 2. Triskelion, se trata de un videojuego sobre gestión del tiempo y productividad donde los participantes compiten entre ellos. 3. Diversophy, este programa trabaja la diversidad y la inclusión mediante un juego de cartas. Los resultados te sorprenderán. 

2. Introduce la AI en tu estrategia de desarrollo de personas. Un programa de inteligencia artificial hará recomendaciones de trainings en función de cada perfil y actuará como coach del empleado. Ahorrará tiempo al departamento y cada persona tendrá una atención personalizada. Además, uno de los factores más interesantes de los programas de AI es poder analizar el sentimiento del empleado. Con estos datos podemos hacer políticas para crear un mayor engagement sin necesidad de esperar a una evaluación anual. Amber, quizá podría ser una buena herramienta para implantar en tu empresa. Aquí, te dejo el link para que veas la experiencia de Rohit Sandal, CHRO en Lenovo.

3. Realiza un report cada 3 meses, evalúa los resultados y comunica a tus empleados las conclusiones. La comunicación será uno de tus valores fundamentales en tu trabajo como ya he dicho antes. Compartir tu estrategia cada quarter y analizar los resultados debería formar parte de tu ADN. Deja el protagonismo a los participantes, haz que sean el centro de tu proyecto. Comparte sus experiencias. Ellos son lo primero. Son tus mejores embajadores de marca. Y te doy un dato que puedes aplicar tanto a nivel interno como externo. Es más creíble tu empresa si cuenta sus valores y su forma de ser cada día desde la perspectiva de un empleado que desde la propia marca. 

4. Desarrolla programas de formación con el talento interno. Para ampliar el conocimiento de determinados programas o habilidades específicas no hay nada mejor que utilizar el talento interno. Te garantizo que ningún consultor estará tan preparado como tu propio equipo para realizar una formación práctica. Si demás, hablamos de temas como desarrollar el liderazgo de tu compañía o promover los valores de la empresa no habrá nadie más capacitado que un formador interno. Crea un criterio de selección de formadores para llevar este proyecto a cabo y utilízalo para fomentar una cultura de engagement.

5. Utiliza una plataforma de Learning Management System. Una forma sencilla de trabajar las competencias clave de tu empresa es utilizar una plataforma online. Personalmente, he trabajado con Cornerstone y considero que puede ser una buena opción. Si quieres tener éxito con el aprovechamiento de este tipo de recursos, te proporciono tres tips: 1. Trabaja en un plan de marketing de la plataforma. 2. Organiza debates presenciales entre los participantes. 3. Comparte la experiencia de los usuarios. No hay nada mejor que una persona de tu empresa te cuente cómo lo ha vivido. Qué ha aprendido de la formación y si la recomendaría o no a otro empleado. Por último, y quizá lo más importante, es crear una política de formación clara donde se refleje el número de horas a la semana que el empleado podrá destinar para su desarrollo.

6. Analiza el ROI, será clave para el éxito de tu plan. Si trabajas en temas de formación y desarrollo uno de los factores fundamentales de tu trabajo será justificar los recursos invertidos. El análisis de datos siempre será tu mejor aliado. Admito que medir el impacto de una formación o programa de desarrollo no es tarea fácil, pero hay herramientas que ayudan mucho a realizar la valoración. Un ejemplo: Formularios de Google. Te dará una información detallada de los resultados alcanzados. Y lo más importante, podrás reproducir el análisis de datos de forma muy visual y de fácil comprensión.

7. Incluye tu plan de desarrollo en la estrategia de employer branding. Uno de los aspectos clave en toda estrategia de employer branding es el plan de desarrollo de una empresa. La mayoría de candidatos te preguntarán por sus posibilidades de desarrollo y promoción dentro de la organización. Ocúpate de atraer a tu mejor perfil. Descubre cuáles son sus intereses, qué es lo que les importa en la vida. Y en función de ello, desarrolla tu estrategia. Sin duda, incluirá a los millennials y loscentennials. Un plan de desarrollo debe contemplar a todas las generaciones. Quizá no los conozcas tanto. Pero si quieres saber más detalles sobre este tema te dejo varios enlaces en el texto donde podrás averiguar sus intereses y cómo adaptar este perfil a tu estrategia.

8. Trabaja con el departamento marketing y comunicación. Tan importante es tener las habilidades necesarias para crear la estrategia de talento de una empresa como saber comunicarla. De nada vale trabajar en una estrategia de desarrollo de personas si no la sabemos comunicar de forma adecuada. Los perfiles más valorados de Talent Acquisition o Talent Development tienen ciertos conocimientos de marketing. Para ello, te sugiero tres tips: 1. Involucra a personas clave en la organización. 2. Crea expectativa ante el proyecto. 3. Prepara la mejor puesta en escena de su lanzamiento.

9. Utiliza una herramienta de evaluación del talento online donde puedas realizar un análisis de los datos. En este tipo de sistemas podrás introducir las key skills de tu empresa. Es fundamental que queden reflejadas y descritas una a una para que tanto el manager como el empleado conozcan su significado y haya una evaluación lo más objetiva posible de cada una. Mi recomendación para lograr objetividad es que haya una evaluación 360. Es decir, que estas competencias se evalúen por un superior, por un igual y un inferior a la posición que vamos a evaluar. La herramienta hará preguntas en abierto que sirvan como guía para recoger las necesidades formativas. Esta información servirá como guía para elaborar el plan anual de la empresa. Personalmente, he utilizado Workday, aunque existen otras herramientas similares en el mercado.

10. Identifica a los Hipos. Prepara un plan de desarrollo para promocionar a un empleado para ser manager. Es más común de lo que puedes creer encontrarnos grandes empresas que hacen una promoción interna condenada al fracaso. Recientemente, estaba reunida con un comité de dirección que me comentaba que había tenido que despedir a un empleado promocionado como manager por no tener las habilidades necesarias para liderar un equipo. Es en estos casos cuando todos perdemos. Como empresa perdemos a un talento que con la formación y el desarrollo de competencias adecuado podría haber sido brillante como líder. Perdemos credibilidad porque promocionamos y luego despedimos. Perdemos la confianza de nuestro equipo y generamos miedo. Y lo peor de todo, podemos dañar a una persona debido a la falta de planificación en temas de desarrollo de liderazgo.

En conclusión, crea una estrategia en función de las competencias clave de la empresa. Idea un plan de desarrollo para que tu equipo pueda promocionar. Crea políticas donde se defina un tiempo del trabajo al desarrollo. Proporciona las herramientas adecuadas para que este plan se lleve a cabo. Crea expectación con respecto a cada uno de los proyectos que desde HR se lideran. Mide tu retorno de inversión. Pide feedback de forma genérica y personal. Y por último, y no menos importante, disfruta con lo que haces. Crea. Innova. Atrévete a cambiar a las reglas. 

*Artículo publicado en LinkedIn

El futuro del trabajo

El futuro del trabajo

Recientemente, me hicieron una entrevista sobre el futuro del trabajo para un medio de comunicación del sector IT. Cuatro preguntas que pusieron mi visión en dos factores: El primero, cómo un candidato se siente atraído por una empresa y el segundo, qué hacen las empresas para atraer talento. 

Ésta es mi respuesta sobre el futuro del trabajo:

  1. Definición del puesto de trabajo del futuro. Necesidades básicas a cubrir.

En mi opinión, ya no se trata solo de la posición, hay que considerar el puesto dentro de un entorno global. El candidato de hoy valorará muchos más factores para decidir su implicación en el proyecto. Valorará de forma especial el sector, la posición de la compañía en el mercado, la cultura de la organización, los valores que representa, el buen ambiente de trabajo, la conciliación familiar, la flexibilidad, el teletrabajo, la movilidad internacional, la responsabilidad social corporativa, el trato de igual a igual intergeneracional, las oportunidades de aprendizaje, las posibilidades de aspirar a un puesto mejor.

En resumen, el talento busca poner sentido en aquello que hace. Todo esto y mucho más es clave en la decisión de un candidato. Y si hablamos de lo que significa tener visión de futuro hablaremos también de la evaluación que el candidato nos hará como empresa. Dentro de pocos años, el mismo rigor en la selección de personas que tenemos actualmente será llevado a cabo por los candidatos. Seremos las empresas quienes ofrezcamos los perfiles competenciales de nuestros managers y miembros de equipo para ser elegidos como empresa empleadora.

Estamos viviendo un momento emocionante en términos de employer branding. Pero si hablamos de tener una visión de lo que significa atraer talento en el futuro, tenemos que ir mucho más allá. El candidato exigirá conocer cuál será el perfil competencial de tu próximo equipo y evaluará su encaje dentro de la compañía. Y en función de esto, nos elegirá o no como empresa para desarrollar su potencial. Vivimos un momento extraordinario en cuanto a atracción de talento se refiere. Ahora, más que nunca, la estrategia que llevemos a cabo marcará la diferencia en el futuro entre las organizaciones. La transparencia es un pilar básico. Como ejemplo, pondré Glassdoor, donde los empleados de cualquier empresa pueden valorar a una organización en todos los sentidos.

Hay una necesidad vital a cubrir y radica en la emoción. Si somos capaces de motivar y ofrecer proyectos atractivos a nuestros empleados cada día estaremos más cerca de lograr la excelencia. Para ello, cuestiones tan básicas como ofrecer salarios de mercado y beneficios empresariales deben haberse resuelto antes. 

2. Elementos esenciales para el trabajo del futuro.

Trabajaremos más por objetivos. El teletrabajo irá ganando terreno al presencialismo. Las nuevas tecnologías y la hiperconexión facilitan una forma de trabajar a la altura de las necesidades actuales. 

Además, ofrecer un espacio de trabajo que transmita los valores de la compañía entre todas las áreas a todos los niveles facilita la comunicación. El candidato actual valora la transparencia, el fácil acceso a todas jerarquías, el trato de igual a igual con el único objetivo de crecer profesionalmente.

Ofrecer un espacio abierto, con zonas verdes, promueve la comunicación, la transparencia y respeto por la naturaleza. La arquitectura de los nuevos modelos organizativos estarán diseñados en base a ello. 

3. Cómo una empresa da respuesta a esta situación. Cuál será la máxima disrupción que cambiará a medio plazo la forma actual de trabajar.

Si algo caracteriza a una empresa sexy es el dinamismo de su entorno y las oportunidades de aprendizaje. Una estructura horizontal siempre permitirá una comunicación directa en todas las escalas a nivel organizativo. Trabajar con un equipo joven y multidisciplinar será un atractivo para cualquier generación. Ofrecer oportunidades de aprendizaje constantes y una formación continua hará que el candidato nos elija frente otras empresas.

La máxima disrupción radica en la gestión de las nuevas tecnologías. El reto para cualquier empresa es la gestión de las personas. Más que hablar de transformación digital hablaría de transformación cultural. Aquí el departamento de HR tiene un papel clave, debe ser líder en la gestión del cambio, introducir los cambios en la organización de manera natural. El motor para hacer posible una transformación digital es el equipo que forma parte de la organización.

4. Oportunidades de negocio que se presentan gracias a esta realidad.

Atraer el talento adecuado a cada empresa se puede traducir como la máxima disrupción. Garantiza una forma de pensar diferente, una mayor adaptación a entornos dinámicos y mentalidad estratégica. Como profesionales de HR, sabemos que el éxito de nuestro negocio está en el elegir al mejor perfil para cada puesto. Tener el mejor equipo de personas significa tener la mayor eficiencia. Para ello, desde mi punto de vista, las claves son las siguientes: Creación de una web de talento donde el candidato pueda conocer nuestra cultura, las opiniones de nuestros empleados y todas las vacantes a nivel mundial. Desarrollo de una estrategia de Employer Branding para dar a conocer todo lo que ofrecemos como empresa. Creación de un programa de diversidad cultural y relevancia del empoderamiento de la mujer en perfiles tecnológicos. Además, contar con las últimas tecnologías, como la inteligencia artificial, para hacer que nuestro trabajo sea más efectivo día a día será uno de los pilares básicos en materia de atracción de talento. Esto, unido a los valores compartidos por el equipo, es la máxima oportunidad de negocio que se abre ante esta nueva realidad. Un gran reto para el departamento de HR.

*Artículo publicado en LinkedIn


Más allá del employer branding

Más allá del employer branding

El employer branding es nuestra marca empleadora, la imagen que tiene un candidato sobre nuestra empresa. Una parte fundamental de la estrategia de employer branding es la voz de nuestro equipo. Ahora más que nunca, los profesionales se dirigen a los perfiles de los empleados para conocer su idiosincrasia.

En Ingram Micro estamos utilizando un sistema propio de gestión de talento. Sabemos identificar por donde vienen los candidatos interesados en nuestras empresas. En estos momentos trabajamos con un sistema de inteligencia artificial que nos ayuda a encontrar los perfiles que mejor se adecuan a nuestras necesidades.

Del mismo modo que las empresas nos preparamos para atraer el mejor talento, los candidatos se preparan para conocer en profundidad las empresas con las que quieren establecer un vínculo profesional.

Y ahí reside uno de los retos de cara al futuro en materia de employer branding. Pienso que el candidato debería incorporarse a una empresa sabiendo qué tipos de liderazgos va a encontrar y conociendo los perfiles competenciales de los líderes de la compañía. Así, podría evaluar su encaje dentro de un grupo de trabajo. Este ejercicio de transparencia es positivo para el candidato y para la compañía.

Para ello, tenemos diferentes herramientas digitales que nos orientan sobre el perfil de cada persona. Mi favorita es Crystal. Te sorprenderá el análisis tan depurado que realiza de cada candidato. Se trata de una herramienta que te ofrece el perfil de la persona con la que vas a trabajar en función de su huella digital. Por otro lado, Crystal proporciona al candidato una información y un valor adicional a la hora de elegir una empresa.

Es el momento de toma de decisión del candidato. Quiere saber más allá de los valores de la empresa. Quiere conocer cuál es el perfil de su manager y cómo piensa el CEO. Cuál es su perfil competencial, y el de su equipo. Qué objetivos de desarrollo tienen más allá de sus tareas asignadas. Un candidato del siglo XXI se plantea desde el minuto uno cuál es va a ser su trayectoria dentro de la compañía y qué posibilidades tiene de alcanzar su meta profesional de vida.

Cuando contratamos a alguien debemos cubrir la necesidad que la empresa requiere, pero también ir un paso más allá, pensando en el potencial de esa persona de cara la futuro. Tan importante es elegir un buen perfil y evaluarlo como que él evalúe si estamos a la altura de sus expectativas. Si nuestra apuesta de valor cumple sus necesidades, si el manager tiene las habilidades suficientes para potenciarlo y si como empresa vamos a poder ofrecerle un plan de carrera.

Estas son las exigencias que en un plazo corto de tiempo tendrá cualquier candidato, ¿estamos en condiciones de ofrecérselas?

Tu próximo CEO será un millennial

Tu próximo CEO será un millennial

Os voy a contar una historia. La historia de cómo conquistar a toda una generación de personas atendiendo a su filosofía y escala de valores. La historia de cómo ofrecerles una oportunidad de desarrollo, un reto, un estímulo y un proyecto común. Sólo entendiendo el mundo en el que vivimos, e intuyendo el que vendrá, se podía conseguir un desafío así, comprender a los millennials.

Los millennials son la generación nacida entre 1980 y el 2000. Un concepto de moda que tiene que ver también con un espíritu y una manera de entender la vida, y que ha venido para quedarse.

Se trata de la llamada generación más preparada de la historia. Se caracteriza por la búsqueda de sentido en aquello que hacen. Pero hay muchos más factores que nos ayudan a entender a esta generación y que resultan piezas clave para la gestión de personas. Tu estrategia de adquisición de talento deberá contemplar sus intereses y valores, pues alrededor de los mismos girarán también las empresas y diferentes organizaciones. Son el futuro de tu empresa. Será tu próximo CEO, el responsable de Personas y Talento o tu jefe en tu área de negocio. Saber atraer y seducir a este perfil pasa por comprender sus principales características. En este artículo, analizo las inquietudes de esta generación y propongo una serie de medidas para tratar de conquistarla:

1. Buscan sentido en aquello que hacen. Gran parte de esta generación ha tenido la oportunidad de estudiar y aprender idiomas. Han viajado, hicieron un Erasmus o, sencillamente, tienen la inquietud de aprender. Vivieron con la idea, o más bien la aprehendieron, de que si no estudiaban nunca tendrían un trabajo digno, y a pesar de ser la generación más preparada -o al menos una de las que más-, también ha sido la más castigada. Han vivido una crisis que les ha llevado a trabajos precarios o al extranjero. También a la frustración y al desánimo, pero han sabido sobreponerse. Este contexto socio económico y las experiencias que han tenido en el ámbito laboral han fomentado una filosofía de vida basada en la búsqueda del sentido de la vida.

Si extrapolamos esta filosofía al contexto laboral, un millennial busca sentido en lo que hace cada día. Cree en el proyecto por encima de las condiciones. Necesita un reto con el que pueda aprender y ser mejor profesional. El trabajo es muy importante, pero no lo es todo y respeta su tiempo para disfrutar de las otras parcelas de la vida. Desde la perspectiva de RRHH, en nuestra mano está conocer los intereses de nuestro equipo, ofrecer oportunidades de crecimiento dentro de la empresa, crear un plan de desarrollo de talento para cada persona y ofrecer flexibilidad laboral.

Apostar por una comunicación transparente en la que los objetivos sean compartidos ayuda a lograr el sentido dentro de la organización. Un millennial buscará una organización que comparta sus valores.

2. Valoran el compañerismo y la amistad dentro de la empresa. Frente al individualismo y la competitividad marcada por épocas anteriores, nos encontramos ante un nuevo panorama: la amistad en la empresa resulta rentable. El espíritu colaborativo está al alza, la competición sólo tiene sentido constructivamente. Esta generación valora el bienestar y buen ambiente de trabajo. No solo considera que son más productivos en un entorno sano y que tienen mayores oportunidades de aprendizaje, sino que además estas relaciones hacen que valoren de forma positiva a la empresa. Los millennials no comparten la idea de estructuras jerárquicas marcadas y no quieren una relación con los managers o seniors basada en la superioridad y el miedo.

Un estudio realizado por LinkedIn en 2014 sobre un total de 11.500 trabajadores demostró que los millennials consideran que tener amigos en su trabajo impacta de forma positiva en ellos: el 57% dice sentirse feliz, el 50% afirma que le motiva y el 39% considera que les hace más productivos.

Las políticas de management que tendríamos que llevar a cabo estarían enfocadas a la convivencia de varias generaciones, donde las relaciones entre empleados, independientemente del cargo que ocupen, se basen en el respeto y en compartir conocimiento. La riqueza está en la diversidad. No hacerlo, supondría darle la espalda a una de las mejores oportunidades de aprendizaje dentro de la organización, la reciprocidad intergeneracional. Hoy, más que nunca, la brecha generacional supone un enriquecimiento profesional en todos los sentidos.

3. Tener hijos resulta un acto heroico. Han vivido una adolescencia tardía lo que les ha hecho salir de la casa de sus padres mucho más tarde que sus generaciones anteriores. Ahora, son padres también más tarde, y serlo con una edad avanzada supone otro reto importante. María Teresa López López, directora de la Cátedra Extraordinaria de Políticas de Familia de la Universidad Complutense-AFA, afirma que «es una generación que se ha visto empujada a renunciar a la maternidad y paternidad más de lo que lo hicieron las anteriores, por una serie de variables entrelazadas, como la inestabilidad laboral, los horarios extensísimos tanto en número de horas como en estructura horaria, el escaso valor social que tiene hoy tener hijos o la mayor formación con que cuentan los Millennials, que es un arma de doble filo porque hace que el coste de tener hijos sea más elevado para ellos», explica a Europa Press.

El valor de la familia resulta importante para esta generación, aunque las condiciones para tener hijos no sean las más óptimas en España. Desde RRHH nuestro reto es crear políticas de conciliación familiar para madres y padres, programas con un horario de trabajo flexible y apostar por el cuidado de los niños como un beneficio más de nuestra organización.

4. Su comunicación es digital. Lo que significa que la estrategia para captar talento debe ser digital. Un millennial tiene su perfil en diferentes redes sociales y se comunica con el mundo a través de ellas. Puedes conocer más a un candidato por su rastro digital que por su curriculum. Si quieres conocer su forma de relacionarse, de interactuar, de comunicar, sus valores, sus intereses… en definitiva su forma de ser, debes moverte en redes sociales.

Como HR Director o HR Manager debes crear una estrategia de Acquisition Talent. Esto cambia las reglas del juego. Tener una actitud pasiva desde RRHH en este sentido hace perder talento a la organización y, por extensión, calidad y rentabilidad en el trabajo. A día de hoy, ya no nos vale con publicar una oferta en InfoJobs o en LinkedIn y esperar a que el candidato perfecto se inscriba. Hace falta una estrategia para atraer al millennial. Utiliza su lenguaje, habla su idioma, sé digital, transparente, emplea las redes sociales, impulsa una política de comunicación con sus códigos implícitos, deja que conozca el talento de tu equipo, muestra el valor de cada proyecto, conquístale con los valores de tu organización, atrae con tus objetivos, háblale de aprendizaje, de dinamismo, de flexibilidad, de innovación… Esto es lo que conquista a un millennial.

5. Apuestan por una formación basada en la experiencia, interactiva y en red. Internet es la fuente principal de aprendizaje. Los millennials tienen una ventaja añadida, nacieron en una época en la que han vivido toda la transformación tecnológica. Son nativos digitales, aunque no nacieran con toda la tecnología actual desarrollada. Comprenden pues, su generación precedente y también las nuevas generaciones. Para ellos, lo que funciona es la puesta en práctica combinada con recursos digitales. La comunidad digital adquiere un valor fundamental en el proceso de aprendizaje. El video y la gamificación adquieren un papel relevante. El desarrollo de competencias debe ser continuo. La aplicación tecnológica en el ámbito empresarial supone para ellos una mejora en la productividad de la organización.

Una buena medida desde RRHH es utilizar el talento propio de la casa. El resultado siempre es positivo. Un millennial es un usuario activo de Youtube y forma parte de una comunidad online. Aquí se descubre su potencial. Hacerles protagonistas significa no solo hacerles visibles ante la organización sino que además, se sentirán participes y reconocidos por la empresa. Una de las mejores medidas que puedes tomar es utilizar el talento interno, potenciarlo y hacer que brille. Crea un programa de formación en competencias cuyos protagonistas sean ellos. Esto despertará su implicación y el éxito estará más cerca.

Por su peculiar identidad, capacidad de adaptación y valores característicos, la generación millennial está llamada a marcar un hito importantísimo a la hora de entender las relaciones profesionales dentro y fuera de las empresas. Incorporarlos es una apuesta segura.

En definitiva, cuanto más conozcas los valores e intereses del millennial mejor será tu estrategia para captar su talento. Entiende cuáles son sus inquietudes y valora cómo hacer una propuesta de valor. Adaptarse a las nuevas generaciones es un must de nuestro en rol en RRHH. Captar el mejor talento depende de saber interpretar sus códigos. En tus manos está seleccionar al mejor CEO para tu empresa ¿Estás preparado?

Artículo publicado en Equipos&Talento en marzo de 2017

Flechazo corporativo. Conquista talento a primera vista

Flechazo corporativo. Conquista talento a primera vista

Dicen que tan solo hacen falta 6 segundos para crear una primera impresión. Dar una buena primera impresión resulta clave para cualquier persona. En la relación de la empresa con los candidatos pasa exactamente lo mismo. Invertir en nuestra imagen corporativa, en nuestra identidad como marca y en nuestra estrategia de employer branding son los 3 tips principales para lograr una buena impresión del candidato. No hay segundas oportunidades para generar una buena primera impresión. En este artículo, se tratan los principales aspectos en los que se fija un candidato:

1. Tu huella digital. Lo primero que hace cualquier persona interesada en trabajar para una empresa es poner su nombre en el buscador de Google. Lo óptimo, es que salga nuestra web en primer lugar, seguido de nuestros perfiles o comunidades profesionales. Probablemente, consulte la página web. Espera encontrar una identidad corporativa, un “quiénes somos”, los servicios que ofrecemos, opiniones de nuestros principales clientes, quién forma parte del equipo, nuestros valores, el plan de carrera y desarrollo que ofrecemos y nuestras redes sociales. Todo esto le interesa al candidato. Consultará tus perfiles y comunidades y con todo ello podría decidir si está o no interesado en la oferta o en el proyecto. En la medida de lo posible cuida tu rastro digital.

2. Las opiniones de tus trabajadores. Una forma sencilla de hacerse una idea de cómo es trabajar en el día a día en una empresa es utilizando plataformas como Glassdoor, aunque existen muchas otras. Su principal misión es ayudar a personas a encontrar su empresa ideal, funciona como un buscador de empleo. Aquí, cualquier persona puede obtener información acerca de tu empresa, de la valoración del CEO o de los valores de la misma. También podrás encontrar información sobre los salarios, el ambiente de trabajo o sobre cómo superar el proceso de selección. La valoración y opiniones que obtengas en plataformas de esta clase podría ser determinante a la hora de captar talento. Trabajar tu cultura empresarial será un factor de éxito.

3. La imagen de tu marca. Es el momento de que el candidato te conozca en persona. La ubicación de tu empresa es un factor más a valorar así como sus instalaciones. Se va a estudiar la practicidad del entorno y la innovación de tu empresa en cuestión de pocos segundos. Desde el momento en que entras al edificio hasta el momento en que lo dejas el candidato estará evaluando su experiencia. Posiblemente, la persona encargada de recepción o de secretaría serán sus primeras personas de contacto. Luego, queda el espacio físico donde le recibas y los mensajes corporativos que puedan rodearle. Por ejemplo, el ambiente denota la preocupación de la empresa por sus empleados. Un candidato que sienta que la empresa comparte sus metas y sus logros lo valorará de forma muy positiva.

4. Tu habilidad como embajador de marca y entrevistador. Cuidar al candidato y tratarle con el máximo respeto y sinceridad debe formar parte de nuestros valores como profesionales del área. Desde el primer contacto telefónico hasta la entrevista personal el candidato estará evaluando nuestro trato. Por ello, es importante cuidar los detalles de cada proceso. Considero fundamental realizar una evaluación de competencias, una prueba específica de conocimientos y una entrevista con HR y con el director del área. Sin embargo, no conviene saturar al candidato ni alargar en el tiempo el proceso de selección. Explicar desde el principio en qué consiste el proyecto y el proceso servirá de gran ayuda para ambas partes. La tendencia ahora es incorporarlo a nuestra web en la sección de carreras como una muestra más de transparencia en la evaluación de la candidatura.

5. Tu talento. Mostrar el talento de nuestra organización es hablar también de nosotros, del tipo de personas que queremos que formen parte del equipo. Además, supone un atractivo a la hora de captar talento. Saber qué personas van a formar parte del equipo de trabajo es fundamental para que el candidato pueda hacerse una idea de su trayectoria dentro de la empresa, de las exigencias y oportunidades de la misma, incluso del ambiente de la organización. Ahora nuestros empleados (no todos) tienen una marca personal, lo que favorece en todos los sentidos a la empresa. Saber potenciar la marca del empleado y hacerla servir en nuestra estrategia de employer branding es dar un paso más allá en nuestra visión como profesionales de personas y talento.

El valor de tu organización está en las personas que la forman. Son el presente y el futuro de tu empresa. Aportar por una buena estrategia de Talent Acquisition es aportar por el valor de tu organización. Enamorar al mejor talento del mercado depende de ti.

The only way to do great work is to love what you do. Steve Jobs